Instrumentos de Financiamiento a través de BVN

Pagarés:

La emisión de valores de deuda a través de la BVN representa flexibilidad para el emisor, pues al aprobar la oferta pública se aprueba el monto global de la emisión, el cual es dividido y vendido en series, conforme a las necesidades de financiamiento del emisor. El nivel de endeudamiento que la empresa posea en un momento dado dependerá del monto total de las series que se encuentren vigentes. Dicho endeudamiento es utilizado para el financiamiento de las operaciones del emisor, proyectos específicos, sustitución de deuda, etc.

Los valores de deuda, constituyen una obligación para el emisor, tanto en lo concerniente al pago del capital como al pago del monto de los intereses acordados, en la fecha pactada.

En la BVN los valores de deuda privados negociados son los pagarés, los cuales son emitidos a los plazos que desea el emisor, generalmente a plazos de 12 meses, sin embargo existen series de pagarés a plazos de 60 meses.

El emisor en conjunto con el Agente de Bolsa determinan las condiciones de las series a emitir, definiendo el monto, plazo, fecha de vencimiento, porcentaje de interés nominal y frecuencia de pago de los intereses.

Papel Comercial:

Existe la figura de Papel Comercial, que son obligaciones de deuda que proporcionan a determinadas empresas un mecanismo ágil y eficiente para cubrir sus necesidades de financiamiento de corto plazo. Para las empresas es un instrumento fácil de implementar, debido a la reducción de requisitos de divulgación de información y a la existencia de sistemas y procedimientos que agilizan y facilitan el proceso de negociación.

Acciones:

La emisión de acciones a través de BVN le otorga al emisor fortalecimiento en su estructura financiera, lo que le da mayor solidez a la empresa y capacidad de negociación para el otorgamiento de créditos.

Al emitir acciones la empresa obtiene financiamiento por medio del incremento de su capital social, lo que a diferencia de la deuda, NO constituye una obligación para ella. Es decir, la empresa obtiene los recursos necesarios para crecer, vendiendo una parte de su capital.

Existen dos tipos de acciones a emitir: acciones comunes y acciones preferentes. Las acciones comunes reflejan la situación real de la empresa: aumentan valor conforme la empresa crece y disminuyen de valor en caso los resultados de la empresa sean menores a lo esperado. Los dividendos a distribuir dependen de los resultados de la empresa, son acordados por la Asamblea de Accionistas, por lo que los dividendos no son pactados en el momento de la emisión.

Las acciones preferentes, tienen preferencia ante las acciones comunes frente al pago de dividendos. Al emitir las acciones preferentes el emisor debe establecer el porcentaje del dividendo y si el dividendo será acumulativo o no acumulativo en caso un año se resuelva no distribuir dividendos. Al igual que para el caso de las acciones comunes, la Asamblea de Accionistas es quien acuerda para un período determinado si se distribuirán dividendos.